Bienvenidos a La esfera

No recuerdo con exactitud cuándo me enamoré de los libros; después vino su lectura, que ya es otra cosa; pero en un principio fueron los libros, simplemente; esos objetos que me encandilaban desde las cubiertas hasta el resguardado volumen de sus páginas.

Continuar leyendo